Que el miedo no te llene de “hubieras”

Que el miedo no te llene de “hubieras”

//Por Nicole Fuentes//

¿De que te arrepentirás cuando estés en tu lecho de muerte?

El arrepentimiento número uno de las personas que saben que van a morir pronto es haber vivido la vida de alguien más, cumpliendo expectativas ajenas y dejando sueños personales en el tintero.

El miedo es la razón principal por la que las personas no perseguimos nuestros ideales y metas más importantes.

Es el gran obstáculo entre la vida que quisiéramos tener y la que tenemos. El miedo nos mantiene al margen de nuestra propia historia.

Hace unos días salí a pedalear con un par de amigos. Sobre ruedas aparecen todo tipo de conversaciones y, esa mañana, dedicamos un par de kilómetros a hablar sobre un tipo de miedo muy particular.

Ese que aparece cuando todo está bien y el mundo funciona casi como queremos… la familia está completa, sus integrantes contentos, estamos sanos, concretando proyectos y sin un conflicto mayor.

Las personas nos volvemos cautelosas y temerosas ante la ausencia de dificultades. Empieza a circularlos por encima de la cabeza esa sensación de que si todo va bien, es porque algo malo está a punto de pasar. Entonces comenzamos a hablar en voz baja, a caminar de puntitas y por la sombra para no llamar la atención del destino, que al darse cuenta de nuestra buena fortuna, se encargará de emparejar el terreno.

Como si tuviéramos una cuota personal de buenas noticias, logros y eventos gratificantes, empezamos a mortificarnos cuando llegan todas juntas pues sentimos que se aproxima el siguiente golpe. Casi como jugar a la ruleta rusa… cada ronda vacía hace más probable la salida de la bala.

Recuerdo pasarme largos ratos viendo a mis hijas dormir cuando recién me estrené como mamá. Las veía sanas, fuertes, hermosas. Sentía gratitud y felicidad infinitas… hasta que el pensamiento de que algo terrible les pasara me robaba de tajo la paz.

Todavía me pasa.

Es desconcertante pasar de un estado emocional positivo a uno de angustia en un instante en respuesta a una imagen mental.

Con el paso del tiempo descubrí que yo no tengo la exclusiva de esta experiencia. Es muy común que los seres humanos nos dejemos secuestrar por el miedo cuando nos sentimos vulnerables, cuando estamos frente a lo que más queremos.

Incluso vamos aprendiendo a contener nuestras ganas de vivir al máximo, de soñar y disfrutar como medida de protección ante el peor escenario posible.

Frenamos nuestras expectativas, limitamos nuestras ilusiones y no nos permitimos esperar lo mejor. Consideramos más útil prepararnos para las catástrofes.

Como si de verdad fuéramos capaces de sentir menos dolor cuando nos alcanza una tragedia. ¿Quién puede estar preparado para recibir la muerte de un ser querido? Ningún ensayo nos deja listos para eso y, en el camino, renunciamos a mucha felicidad pensando que es mejor no darle rienda suelta.

La ciencia muestra que a medida que vamos envejeciendo, el cúmulo de lamentos de caminos no tomados, aventuras no vividas y sueños no cumplidos van transformándose en toxinas que lentamente apagan nuestra chispa, esperanza y ganas de trazar nuevas metas. Y cuando nos llega la hora de partir, nos encontramos en la antesala rodeados de nuestros entrañables “hubieras”.

En su libro “Getting Grit”, Caroline Adams Miller, habla de un ejercicio que me parece muy poderoso. Se llama: ¿De qué no me arrepentiré? y consiste en hacer una lista de los cinco arrepentimientos que NO queremos tener al momento de morir. Una vez que los identificados es necesario trazar un plan y tomar acciones desde hoy.

No sé tú… pero a mi me parece que uno de los miedos más peligrosos que existen es el miedo a no vivir plenamente.

Cuéntame… ¿De qué NO te arrepentirás tu?

Tus comentarios

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados *