Juntos somos más fuertes - Instituto de Bienestar Integral
Juntos somos más fuertes

Juntos somos más fuertes

//Por Nicole Fuentes//

Ayer caí en la cuenta de que, en un planeta sin pandemia, hubieran arrancado los Juegos Olímpicos en Tokio este fin de semana que pasó. No sé a ti, pero a mi me encantan. Tienen magia. Cambian al mundo por un rato.

Que bueno que supe en martes. De lo contrario, la noticia se me hubiera juntado con el domingo, el gris, la neblina, las ráfagas de aire y las lluvias huracanadas de Hanna. Más los cinco meses de cuarentena, vacaciones canceladas, proyectos detenidos, friegos de horas detrás de la pantalla, incertidumbre, mal humor y noches de insomnio.

Somos protagonistas de otro evento histórico patrocinado por el COVID-19, que se ha encargado de poner claro que los planes están bajo sus riendas y de momento no hay permiso para soñar más que un día a la vez.

El aire pesa, lo traemos ya sentado en los hombros.

Imagino que, en unos años, alguien jugará Maratón y le tocará una carta con la pregunta: los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron cancelados por: A) Un atentado terrorista; B) No se cancelaron; C) La pandemia del Coronavirus.

Pienso en los atletas que entrenaron años esperando la oportunidad de participar. Pienso en esa victoria que les dio el pase a los juegos, ese instante en que entendieron que eso que imaginaron incontables veces antes de dormir se convertía en realidad. Casi veo su cara explotando de felicidad, gratitud, alivio, orgullo. Y luego pienso en lo que debió haber sido para ellos que cancelaran el evento.

Y ahí ya se me viene encima la frustración colectiva. Niños que no pueden ir al colegio, adultos mayores sin poder salir de casa, graduados de carrera, de preparatoria con ceremonias virtuales, bodas con papás y hermanos nada más, funerales con transmisión vía Zoom, negocios en quiebra.

¿Cuánto valdrá la suma de desilusiones?

Este virus se toma personal cualquier desafío de la esperanza. La devora con sus tres hileras de dientes, la mastica y contrarresta escupiendo nuevos brotes de contagio y olas de muerte.

Pero se le olvida que el espíritu humano es tenaz y la prueba está en el video que lanzó el canal olímpico #StrongerTogether (aquí la liga) para anunciar la cuenta regresiva de un año para el arranque de los juegos en 2021.

Las olimpiadas han sido la voz de la esperanza, el símbolo de la resiliencia y la grandeza. Esas imágenes de abrazos, de voluntades de acero y corazones indomables son justo la bocanada de aire que nos empuja a continuar. Y si esta fecha no pudo ser, ya tenemos en la mira la siguiente. Una nueva línea de llegada, un nuevo propósito para continuar.

Llegaremos a la meta porque somos fuertes y en esta adversidad hemos encontrado alternativas, descubierto fortalezas, recurrido a la creatividad para generar soluciones. Hemos identificado lo verdaderamente importante y aquí seguimos.

Lo que este virus no entiende, es que es muy difícil ganarle al amor. Y de ese tenemos mucho. Por ahí vamos a ganarle.

¿Qué tal si votamos por la ilusión? Sigamos colgados de la esperanza.

Que nuestra flama siga prendida.

Tus comentarios

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados *

Nuestros recursos gratuitos de resiliencia te ayudarán a enfrentar mejor la adversidad.

Suscríbete aquí
X